Acaba ya con las plagas

Saludos, es curioso entenderlo así pero las termitas y los arácnidos entran por el papel, por el papel impreso, por los libros. Los fondos oscuros de las bibliotecas públicas y particulares son fuente de plagas, de plagas de insectos que viven en el papel pero alguno también se alimenta de óleos y pinturas en museos dónde los cuadros no estén bien conservados y así es cómo hay que controlar las plagas insectos en museos, pinacotecas y bibliotecas.

El control de plagas es muy importante para la salubridad de una población avanzada que se precie y ahora tenemos una página web que se dedica a poder erradicar las molestas plagas que surgen en las poblaciones y que son razón y motivo de insalubridad y fuente también de enfermedades, es así, es una realidad.

Ratas, aves, insectos, termitas arañas…pueden traer enfermedades a la población y por eso hay que encontrar y contar con la ayuda de profesionales de la dedicación al control de plagas, es importante reconocer esa labor a los buenos profesionales del sector de la desinsectación y desratificación.

Las ratas pueden producir la peste bubónica pero las aves también si no se controlan y este trabajo siempre se hace con los más avanzados y mejores medios que tratan de no perjudicar  a la salud del ser humano, concernida en estos casos también, pero por todo ello se asumen responsabilidades, se tiene cuidado, se trabaja bien y de manera profesional, además el trabajo siempre será llevado a cabo por los más formados y los mejores profesionales.

Una de las leyendas más famosas de Inglaterra dice que al considerarse por la Iglesia Presbiteriana a los gatos como entes diabólicos y ser eliminados de la sociedad, una plaga de ratas mayor vino a la ciudad y produjo la epidemia de peste bubónica que en el siglo XIV redujo a la población europea a una tercera parte en muchos lugares, diezmándola completamente en otros lugares y cuando parecía que venía el fin del mundo, se produjo una guerra. Europa ha vivido horas muy bajas en el pasado, lo que pasa es que no nos acordamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *